Con la declaración del río Atrato como sujeto de derechos mediante la sentencia T-622 de 2016, la Corte Constitucional ha abierto la puerta para que la acción de tutela tenga un alcance mucho más amplio, al considerarle como un mecanismo de protección también de derechos colectivos de las comunidades étnicas.