En el año 2016, la reforma laboral adoptada en Francia (Loi Travail Nº. 2016-1088) reguló de forma expresa el derecho a la desconexión (droit à la déconnexion).